22 de marzo de 1982 se lanza el album de Iron Maiden llamado ''The Number Of The Beast''.


Es el tercer álbum de estudio de la banda británica de heavy metal Iron Maiden, publicado en marzo de 1982. Este trabajo supone el primero con el vocalista Bruce Dickinson y el último con el percusionista Clive Burr. The Number of the Beast tuvo un gran éxito entre la crítica y el público, y llegó el puesto número uno en Reino Unido para la banda y la certificación de disco de platino en Estados Unidos. Dos sencillos fueron extraídos del álbum: «The Number of the Beast» y «Run to the Hills»; este último fue el primer sencillo de la banda en alcanzar el top 10 en Reino Unido. El álbum también tuvo polémica debido a la naturaleza profana de las letras y su portada.  Desde el lanzamiento de The Number of the Beast y su correspondiente gira, The Beast on the Road, «The Beast» (La Bestia) ha sido un nombre alternativo para Iron Maiden, y sería más tarde utilizado en los títulos de algunos recopilatorios y trabajos en directo, como por ejemplo Best of the Beast y Visions of the Beast. The Number of the Beast es el único álbum de Iron Maiden que incluye créditos de composición de Clive Burr, y el primero con temas escritos por Adrian Smith. Además, Steve Harris adoptó un enfoque diferente en la composición, para aprovechar la voz Bruce Dickinson. El productor del álbum, Martin Birch, comentó: «Sencillamente no creo que [el anterior vocalista Paul Di'Anno] fuera capaz de cantar algunas de las líneas que Harris tenía en mente cuando Bruce llegó, se abrieron un montón de posibilidades para el nuevo álbum». Según varias entrevistas, Dickinson estuvo muy involucrado en la composición de varias de las canciones del álbum, en particular «Children of the Damned», «The Prisoner» y «Run to the Hills». Debido a asuntos contractuales con su anterior banda, Samson, Dickinson no podía tomar parte en ninguna de las composiciones para el álbum y sólo podía realizar «contribuciones morales», lo que significaba que podía influir en algunos temas, pero no realizar grandes contribuciones como para obtener créditos de composición. La grabación y la mezcla del álbum fue completada en tan sólo cinco semanas. La prensa musical contó que durante la grabación en los estudios Battery, sucedieron fenómenos inexplicables, como que las luces se encendían y apagaban sin motivo aparente y el equipo de grabación se rompió misteriosamente. Estos incidentes llegaron a su clímax cuando el productor Martin Birch accidentó su coche contra un autobús lleno de monjas. La factura de la reparación de su automóvil fue de 666 libras esterlinas. «Children of the Damned» está basada en la película El pueblo de los malditos y su secuela Los hijos de los malditos. En una entrevista para BBC Radio , Dickinson mencionó que «Children of the Damned» fue inspirada por la canción de Black Sabbath «Children of the Sea» «The Prisoner» fue inspirada por la serie británica de mismo nombre y contiene el diálogo con el que comienza el primer capítulo. El mánager de Iron Maiden, Rod Smallwood telefoneó al creador y protagonista de la serie Patrick McGoohan para pedir permiso para utilizar el diálogo; éste aceptó tras conocer que sería utilizada por una banda de rock. Iron Maiden grabaría más tarde otra canción inspirada en la serie: «Back in the Village» incluida en Powerslave.

«22 Acacia Avenue» fue escrita por el guitarrista Adrian Smith varios años antes, cuando era miembro de la banda Urchin. Según Smith, Steve Harris recordó haber escuchado este tema en un concierto de Urchin y la modificó para incluirla en The Number of the Beast. En 2001, la BBC realizó un documental sobre The Number of the Beast como parte de la serie Classic Albums, y que fue publicado como DVD ese mismo año. En mayo de 2012, The Number of the Beast fue elegido por HMV como el mejor álbum británico de los últimos sesenta años, por delante de trabajos de Pink Floyd, Led Zeppelin y The Beatles. Como todas las portadas de Iron Maiden de los años 1980 y 1990, la carátula de The Number of the Beast fue realizada por Derek Riggs. La portada fue creada originalmente para la canción «Purgatory», pero el mánager Rod Smallwood consideró que era un trabajo demasiado bueno como para usarlo en un sencillo, y decidió guardarla para el álbum. La portada original de 1982 incluye un cielo azul de fondo; esto fue un error de los impresores, y fue retocada más tarde, de tal manera que el color del cielo se ilustró con negro para la re-edición de 1998. La portada también fue objeto de controversia, particularmente en América. En ella Eddie controla a Satán como si se tratara de una marioneta, mientras Satán controla a un pequeño Eddie Smallwood explicó que el concepto de la portada se basa en las preguntas: «¿Quién es el verdadero diablo? ¿Quién controla a quién?».Según Riggs, el concepto está inspirado en el cómic Doctor Strange, «en la que el protagonista podía manipular a quien quisiera como si de una marioneta se tratara»; mientras que las imágenes del infierno las tomó de su «conocimiento de la Europa cristiana de la época medieval». La portada del álbum ha sido parodiada en varias ocasiones, como por el grupo de crossover thrash Stormtroopers of Death, en su álbum de 1999 Bigger than the Devil, y por la línea de camisetas de Streetwear brand Diamond Supply Co.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Que te parece esto???